¿Cómo diseñar una landing page efectiva?

A la hora de ofrecerte en la red, estudiar la manera de hacerlo es esencial para no ir a la aventura. También lo es plantearse unos objetivos y saber cómo hacerlos hacerlos “tangibles” en tu web. Para ambas cosas, necesitas saber cómo diseñar una landing page efectiva que  presente aquello que quieras dar a conocer.

5 consejos para diseñar una landing page efectiva

No necesitas hacer un máster para conseguir que tu landing page funcione. De hecho, es bien poco lo básico que debes saber para lograrlo; lo demás ya es ir añadiendo azúcar.

Tu objetivo debe ser convertir

Convertir significa conseguir que el usuario lleve a cabo la acción para la que creas un recurso, en este caso, tu landing page. Esta puede ser diferente en función de los que busques más allá: obtener una dirección de correo o un teléfono, que el usuario comparta contenido, que acceda a una sección de tu ecommerce, descargar un pdf o que, simplemente, baje tu porcentaje de rebote.

Para conseguir una conversión, evidentemente, debemos diseñar lo que se conoce como llamada a la acción, que no es otra cosa que aquello que conseguirá hacer reaccionar al usuario: un botón, una frase… Algo diferente y específico que permite alcanzar esa conversión deseada.

Una acción por página

Al estar pensada para conseguir una conversión específica, lo ideal es que no se permita una navegación global; esto habría que se diese una sensación de fácil abandono del lugar. Debes limitar al máximo las opciones que tendrá el visitante, conduciéndolo hacia aquello que queremos conseguir.

Es por este motivo por el que hay que pensar muy bien el diseño de un sitio. Podemos decir “bueno, pues hacemos un montón de páginas, una por acción”. Sí, bien, pero… ¿no será demasiado? Se debe invertir una buena cantidad de tiempo en decidir qué landings crear, sin que el número sea abusivo y dificulte la navegación, algo que hará que el usuario huya.

Estructura sencilla y suficiente

Aunque la estructura no tiene que ser igual a las demás, sino que existen varias de ellas que serán efectivas, lo que es importante es que,elijas la que elijas, la información que des sea la necesaria en función de tu objetivo (ni más, ni menos) y que se ordene de manera lógica y fácil de abordar.

En cualquier caso, elementos que no pueden faltar y que se repiten en cualquier buena landing son una imagen llamativa, de buena calidad, que sea capaz de atraer la atención en un primer momento, un título que muestra de manera específica tu producto o servicio y, obviamente, la llamada a la acción.

Además, otros elementos que aportarán valor son un listado de beneficios, opiniones reales de clientes, un vídeo demostrativo…

Diseño responsive

Lo hemos comentado en múltiples ocasiones y no podemos dejar de hacerlo: el diseño responsive es una necesidad en la red. Las webs que no lo incluyen son personalizadas y, por supuesto, el usuario no puede operar cómodamente desde diferentes dispositivos. Por ello, hay que trabajar en un diseño del sitio que cambie en función desde el dispositivo de acceso.

Piensa como el usuario

Cuando vayas a diseñar una landing page no olvides mirarla como si fueses tú quien quisiese leerla. Visto de esta manera, te darás cuenta de lo que sobra y lo que falta, así como lo que se debe modificar.

Esto es, di las cosas tal y como son, sin exagerar y sin mentir, por supuesto. Da explicaciones sencillas, con frases cortas y estructuras muy visuales que faciliten la experiencia al usuario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *